8 de marzo: Día Internacional de la Mujer

Con ocasión del Día Internacional de la Mujer, nos acercamos a la labor que algunas mujeres desarrollan en la Provincia.

Con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, nos acercamos a un grupo de mujeres que desempeñan distintas labores en los apostolados de la Provincia de San Juan de Sahagún. Entre los docentes de los colegios, los responsables de distintas áreas en las parroquias y también entre los equipos de personas que atienden las comunidades religiosas, el porcentaje de mujeres es altísimo.

En muchos apostolados agustinos o en lugares como la Curia Provincial, el primer rostro que cualquier persona ve al llegar es el de una mujer.

Hoy queremos conocer un poco más la labor que desarrollan y darles las gracias por su generosidad, entrega, escucha, inteligencia, actitud de servicio a los demás, compromiso. En definitiva, por construir un mundo mejor, desde la espiritualidad agustiniana.

Voluntarias

Marimí Entrena es Coordinadora de Cáritas parroquial en la Parroquia Santa María del Bosque, que atienden los agustinos en Madrid. Explica que las mujeres voluntarias del equipo de Cáritas aportan a la Iglesia un servicio hacia quienes más lo necesitan. Viven este servicio como una oportunidad de mostrar el rostro caritativo de la Iglesia, que es el único que ven algunas de las personas que se acercan a la parroquia, y, a la vez, como una responsabilidad.

«Depende de cómo les atendamos, verán si la Iglesia es coherente con el Evangelio, con lo que predicamos y con el mandamiento del Amor. No solo es importante todo lo que hacemos, sino cómo lo hacemos y las razones que nos llevan a ello», señala.

Sin dejar de lado lo asistencial, Caritas parroquial dedica la mayor parte de sus recursos a ofrecer formación, para promover una caridad responsable que facilite la autonomía. La Escuela Hogar Santa Mónica imparte talleres de cocina, plancha, costura, habilidades de hogar, geriatría puericultura. Su objetivo es preparar a los usuarios para el mercado laboral. Tanto quienes imparten los cursos, como quienes los reciben, son en su mayoría mujeres.

Defensoras de los derechos humanos

En el Vicariato Apostólico de Iquitos (Perú), la Subcomisión de Justicia y Paz ofrece, desde el año 1992, apoyo jurídico en distintas áreas. En un principio, se atendía a personas que derivaban las parroquias pero, actualmente, se atiende a cualquier persona que no tenga recursos para pagar los honorarios de un abogado.

Este equipo lo integran fundamentalmente mujeres. Una de ellas es la coordinadora, Rita Ruck Riera, que llegó a la Subcomisión en el año 2003.

Rita es experta en derechos humanos. Trabaja mucho en el ámbito familiar y también con las comunidades indígenas, que sufren a menudo la criminalización de sus líderes, ante determinadas acciones de protesta pública. Atiende entre quince y veinte personas cada día y parte de su trabajo, además de asistir en temas jurídicos a personas sin recuerdos, también consiste en ofrecer formación.

Educadoras

En la Escuela Infantil San Alonso de Orozco, de Madrid, una comunidad de agustinas contemplativas atiende a niños menores de tres años y a sus familias.

Su misión, tal y como explica sor Patricia Lázaro, «es transmitir a través del cuidado y educación de los niños, la atención a las familias y la vivencia de la fraternidad entre nosotros, la belleza y grandeza que tenemos como personas. Procuramos decirles sin palabras que estamos hechos para amar y ser amados con gestos sencillos de cercanía y cordialidad».

Los padres valoran la sensibilidad que las religiosas ofrecen en el trato, la atención exquisita hacia cualquier persona que se acerca a la Escuela Infantil y su habilidad para cultivar la interioridad de niños a una edad tan temprana.

Residencia de Atención Especial

Laura Laveda es coordinadora de una de las tres RAE de la Provincia San Juan de Sahagún. En la RAE Tomás Cámara de Madrid, vive un grupo reducido de religiosos agustinos que están enfermos, y que necesitan atención sanitaria permanente.

Laura subraya la cercanía y el vínculo que se establece entre los agustinos y las cuidadoras que trabajan en la RAE: «Nuestra vocación es que ellos se sientan cómodos, acompañarles en un momento de la vida en el que tienen que asumir que dejan de poseer ciertas capacidades, y requieren ser ayudados, aceptar la enfermedad».

«Estamos para lo que necesiten, no solo para atender cuestiones de higiene y alimentación -señala Laura-; sino también para ofrecer acompañamiento emocional y psicológico. A veces vemos que, aún estando rodeados de otros hermanos, todos sienten un poco de soledad»

Que una situación de vulnerabilidad como la enfermedad, se afronte con la dosis extra de humanidad que aportan personas como Laura, es un motivo por el que dar gracias en un día como hoy.

Agentes de Pastoral

El P. José Alberto Escobar, OSA, y el P. José Rolando García, OSA, misioneros agustinos de la comunidad de Chambas (Cuba), destacan la aportación de las mujeres que hay en el equipo de agentes de pastoral de la parroquia y de la diócesis. Una de ellas es Celerina Darias, que explica que, desde niña, ha sentido pasión por la Iglesia, a pesar de las circunstancias difíciles que ha vivido en su país. Desde hace veintidós años es animadora de Cáritas y, actualmente, colabora en distintos ámbitos de la pastoral, como la pastoral de la salud.

Siente un cariño especial hacia los agustinos, a los que vio regresar a Cuba en el 2006, con mucha alegría. Siempre disponible para lo que la comunidad parroquial de Chambas le pide en cada momento, cuenta «ha habido tiempos mejores».

Pero Celerina Darias tiene una actitud envidiable en un contexto que no es fácil. «Me fascina hacer iglesia. Disfruto haciendo iglesia y viendo que la comunidad comparte y que se hace caridad», explica esta mujer cubana que, en un día como hoy, ha querido subrayar que lo que le mueve es el amor.

Marimi, Rita, Sor Patricia, Laura o Celerina, con su testimonio hacen del mundo un lugar mejor. Como ha afirmado el Papa Francisco, con ocasión del Día Internacional de la Mujer: «Las mujeres hacen el mundo más bello, lo protegen y lo mantienen vivo. Traen consigo la gracia de la renovación, el abrazo de la inclusión y la valentía de donarse. La paz, entonces, nace de las mujeres, surge y se reaviva con la ternura de las madres».

También te puede interesar

Los colegios agustinos celebran la Conversión de San Agustín

El 24 de abril se recuerda la Conversión de San Agustín, un momento crucial en la vida del santo. En muchos colegios agustinos de...

Evangelio del IV Domingo de Pascua, según San Agustín

Respecto al evangelio del IV Domingo de Pascua, domingo del Buen Pastor, San Agustín nos recuerda cómo los pastores deben seguir al único Pastor...

X Olimpiadas Agustinianas en el Colegio Agustiniano de Madrid

En el fin de semana del 13 y 14 de abril, se han celebrado las X Olimpiadas Agustinianas organizadas por la Federación Española de...

Agustinos provenientes de África y Asia, misioneros en Bélgica

Hace en torno a quince años, los agustinos de la Provincia de Bélgica decidieron que el carisma agustiniano no se podía perder en su...