Juan de Guevara

Cronología

El P. Gregorio Santiago Vela muy acertadamente establece la siguiente cronología del O. Guevara, uno de los más prestigiosos e importantes catedráticos de Salamanca. Nace en Toledo en 1518; con 17 años toma el hábito en el Convento de san Agustín de su ciudad natal, profesando en 1536; en 1554 se gradúa de Bachiller y en 1560 de Maestro. En 1565 lo encontramos regentando la cátedra de Vísperas de Teología en la Universidad de Salamanca, de la que se jubila en 1586; antes, en el cuatrienio 1582-86, desempeñó el cargo de Prior Provincial. Finalmente, muere en 1600, con 82 años de edad.

Ingreso en la Orden. Formación y titulación. Catedrático.

A propósito de su entrada en el noviciado en el Convento de san Agustín de Toledo, recordaba él, como una gracia especial, el haber recibido el hábito de manos del santo fray Tomás de Villanueva, con ocasión de la visita canónica que hacía a la comunidad en 1535, como Provincial de Castilla. Al año siguiente, el día 15 de noviembre de 1536, hacía su profesión religiosa figurando en el Libro de Profesiones con el nombre de fray Juan de Viamonte (pueblo de la diócesis de Burgos donde vivían sus padres); sin embargo, este apellido aparece tachado y en su lugar se escribe Guevara. Al margen se añade esta nota: «Catedrático fue de Salamanca. Jubilado en Vísperas. Fue provincial este Padre Fr. Juan de Guevara en año de 1583, 1584 y 1585».

Dado que en el convento toledano había estudios, se supone que allí debió de cursar algunos años de la carrera eclesiástica. Ciertamente en 1542 era ya Lector de Artes en el convento de Salamanca, puesto que en ese año fray Luis de León era alumno suyo en esa disciplina, según lo confiesa éste en el Proceso de la Inquisición. Cinco años más tarde, el 30 de mayo de 1547, fray Jerónimo Seripando, reelegido General de la Orden, otorgaba al P. Juan de Guevara, mediante comunicación escrita, el título de Bachiller en Teología, además de concederle licencia para obtener dicho título académico en alguna Universidad, así como también graduarse de Maestro en Artes o en Teología. Poco tiempo después pasó al convento de Soria, donde debía explicar unos cursos de Teología, cursos que hubo de interrumpir al ser elegido en 1551 como representante de la Provincia para el Capítulo General que se iba a celebrar en la ciudad de Bologna.

Este último dato lo consigna el P. Jerónimo Román en su Chrónica en estos términos: «Fue por Discreto de nuestra Prouincia de Castilla el muy reuerendo padre maestro fray Juan de Gueuara cathedrático de Vísperas de Theología, muy docto varón y de singular memoria». Es digno de nota que, con ocasión de la celebración de los Capítulos Generales, se acostumbraba a tener algunos actos de carácter literario-teológico, en los que se invitaba a participar a los teólogos Capitulares de mayor relevancia; en esta ocasión, una de las intervenciones corrió a cargo de fray Juan de Guevara, el cual tuvo una actuación tan magistral y exitosa que en el mismo Capítulo fue creado Maestro por el General de la Orden.

El grado oficial de Bachiller en Teología lo obtuvo en la Universidad de Valladolid el 10 de diciembre de 1554, mientras que el de Licencia en Teología lo consiguió el 17 de junio de 1560 en la de Salamanca. El día 30 del mismo mes se presentó en esta misma Universidad, junto con fray Luis de León, al grado de Maestro, que fue conseguido por ambos con gran brillantez. Antes, en febrero de 1556, ya había obtenido la cátedra de Santo Tomás y al año siguiente la de Durando en la misma Universidad de Salamanca. Son numerosísimos los testimonios de que, tanto en una cátedra como en la otra, brilló siempre a gran altura el P. Guevara no sólo por sus grandes conocimientos y sino también por el método y la claridad con que los exponía en sus clases.

Al vacar la cátedra de Vísperas de Teología en 1565 por muerte del dominico fray Juan de la Peña, quien precisamente, en 1561, se la había llevado en la oposición con el P. Guevara, se opusieron a ella éste y otro dominico, el P. Gallo, ganándola ahora el primero. En cambio, fracasó en su intento de conseguir la cátedra de Prima de Teología las dos veces que lo intentó; hay que tener en cuenta que los votos de los matriculados en el Convento de san Esteban eran casi siempre el doble que los del Convento de san Agustín.

Cargos en la Orden y en la Universidad

Si su prestigio era grande en las aulas universitarias no era menor entre sus cohermanos de la Provincia de Castilla; ello explica que fuese elegido Definidor en el Capítulo de 1557, volviendo a ser reelegido en el de 1566. Y en el de 1573 fue nombrado Prior del convento de Salamanca, siendo elegido de nuevo para este cargo en el de 1576. Tanto en su condición de Prior, como, y sobre todo, en calidad de miembro del Claustro universitario, hizo cuanto pudo para conseguir la liberación de fray Luis de León de las cárceles de la Inquisición de Valladolid. Del Claustro Universitario, en efecto, salieron las proposiciones, aprobadas por unanimidad, para escribir al Obispo de Plasencia en noviembre de 1572 y al de Cuenca en diciembre de 1574, Inquisidores generales ambos, recomendándoles la causa del ilustre preso, que, finalmente, sería absuelto, regresando a Salamanca en olor de multitudes el 30 de diciembre de 1576.

En 1582 fray Juan de Guevara fue nombrado Visitador de la Provincia de Castilla por el Nuncio del Papa, confirmándolo en tan elevado cargo el P. General de la Orden. Aún más, en el Capítulo celebrado en diciembre del mismo año salió elegido Provincial, cargo que le iba a impedir la asistencia a la cátedra; no obstante, comunicó al Claustro que, mientras sus obligaciones se lo permitiesen, residiría en Salamanca y desempeñaría su cátedra; en todo caso, en su ausencia siempre habría un suplente que lo sustituiría con la máxima competencia; sus sustitutos en la cátedra de Vísperas fueron el dominico Juan Vicente y los agustinos Alfonso de Mendoza y Juan Márquez. Terminado el período del provincialato en 1586, volvió a su cátedra.

A todo esto hay que añadir que en la Universidad, además de la asistencia a la cátedra, le fueron encomendados numerosos asuntos y cargos de responsabilidad, que él supo desempeñar con ejemplar competencia. Así, ejerció el cargo de Diputado en el Claustro durante quince años, fue Visitador del Hospital del Estudio, de la Librería de la Facultad de Teología y de las Obras materiales que entonces se llevaron a cabo en el edificio de la Universidad, Comisario en la Junta de Teólogos, Visitador de las Cátedras Menores de Teología, Vicerrector, Vice-escolástico y Decano de Teología.

Después de su jubilación en 1586 continuó en Salamanca hasta que, con fecha 29 de diciembre de 1588, el General de la Orden, Gregorio Petrochini de Montelparo, que se encontraba en Toledo, con motivo de la celebración del Capítulo Provincial, le dio autorización para residir en el convento de esta ciudad. Sin embargo, en 1591 hubo de regresar a Salamanca por haber sido elegido Diputado en el Claustro y tener que participar intensamente en las cuestiones que se suscitaron con motivo de la censura de la Concordia del jesuita Luis de Molina.

El último cargo que desempeñó en la Provincia de Castilla fue el de presidente del Capítulo de 1592, celebrado en el convento de Madrigal de las Altas Torres en el mes de agosto. De allí regresó a Salamanca, a su querido Convento de san Agustín, donde pasaría los últimos ocho años de vida hasta su fallecimiento que tuvo lugar el 22 de agosto de 1600, después de 56 años dedicados a la docencia y al servicio de la Universidad. Recibió honrosa sepultura en una de las capillas de la iglesia, la de san Lorenzo.

Arriba