Justicia y Paz

PresentaciónJusticia y Paz OSA

Al lado del mundo que progresa, que tiene garantizados unos derechos fundamentales, que mejora las prestaciones que recibe, que está bien alimentado y goza de comodidades, exite otro que vive sin derechos, sin alimento, sin hogar, sin medicinas e incluso, muchas veces, sin amor.

justiciaypazJUSTICIA Y PAZ es una entidad católica sin fines lucrativos y reconocida como de carácter social, fundada por Pablo VI en 1967 como fruto del Concilio Vaticano II y animada por su espíritu, que fue constituida en España en 1968 por la Conferencia Episcopal Española y está extendida por todo el mundo.

Tiene como misión la difusión de la doctrina social de la Iglesia, la defensa y promoción de los derechos humanos y de los pueblos, la justicia, la paz, la solidaridad y el cuidado del medio ambiente, desde los postulados cristianos, respetando la dignidad inviolable de cada ser humano, la libertad y la igualdad de todas las personas, y la opción necesaria a favor de los empobrecidos de la tierra.

Está integrada por personas voluntarias que mantienen una actitud abierta, dialogante y comprometida mientras intentan vivir coherentemente los valores del Evangelio. En su interior se vive un sano pluralismo de opiniones y un comportamiento democrático, dentro de una voluntad transformadora de la sociedad y el orden internacional actuales que mira hacia la utopía de un mundo más justo, pacífico y humano.

En los años de la transición política española, Justicia y Paz jugó un papel relevante. Cabe destacar, entre otras, las iniciativas tendentes a conseguir la amnistía de los presos políticos, la abolición de la pena de muerte y el reconocimiento del derecho a la objeción de conciencia al servicio militar. Y más adelante, las campañas a favor de la asignación del 0,7 % del PIB para ayuda a los países en vías de desarrollo y la condonación de la deuda externa.

La Orden de San Agustín ha asumido este compromiso con la Paz y la Justicia, constituyendo secretariados y departamentos para tal fin, en la mayoría de sus circunscripciones. No son excepción las que forman parte de esta Federación, que asumen el manual emanado del Capítulo General de 2013, que pide la constitución de comisiones y la designación de agentes en las diversas circunscripciones.

Agentes de promoción de Justicia y Paz

El Capítulo General Ordinario de 1977 pidió que se estableciera en Roma el Secretariado de Justicia y Paz y que formara parte del gobierno central de la Orden. Cada uno de los sucesivos Capítulos Generales ha desarrollado esta iniciativa y muchos Capítulos han emitido directivas específicas en el ámbito de la justicia y la paz, tanto a nivel de la Orden, como de las distintas circunscripciones, donde se lleva a cabo en primer término la promoción de las cuestiones de la justicia y la paz.

jyposaCada circunscripción tenga un programa para la promoción de Justicia y Paz (cf. CGO’95,21).

Cada circunscripción debe tener un hermano o hermanos asignados para coordinar esta área de Justicia y Paz con las comisiones que existan a nivel nacional (ej. Conferencia Episcopal, Conf. Religiosos…) o regionales (cf. CGO’95,22a).

Los estatutos de cada circunscripción establecerán la designación del Promotor o Delegado encargado del área de Justicia y Paz (cf. CGO’95 y 2001,B‐16,’a’) así como el mandato de formar una Comisión de Justicia y Paz (CGO’89 y CIG’92).

El compromiso social

San Agustín se comprometió con la persona humana, no por solidaridad o por ascesis, sino por justicia, y por ello el promoverla y compartirla es un fruto maduro de nuestra fraternidad agustiniana. Nuestra Orden da testimonio de solidaridad dondequiera que esté presente, por lo que se comprometerá de manera permanente y concreta con los pobres y necesitados. Asume, por tanto, la opción preferencial por los pobres.

Impulsamos el apostolado social desde los múltiples medios a nuestro alcance:

  • Fomentándolo sistemáticamente desde el inicio de la formación, para que todos los candidatos, conforme a su madurez humana, reconozcan y expresen que la fraternidad se extiende más allá de los límites de la Orden.
  • Enseñando la doctrina social de la Iglesia y las ciencias sociales como parte integrante del currículo filosófico-teológico.
  • Impregnando nuestras actividades apostólicas de esa opción por los pobres y abandonados por la sociedad, que son las mayores víctimas de la injusticia humana.
  • Constituyendo dentro de la propia comunidad, entre los fieles y alumnos de nuestras instituciones grupos activos, no sólo asistenciales, sino que trabajen como agentes de este compromiso social agustiniano.

Solícitos de nuestro compromiso social, escuchamos con atención las preocupaciones de la Iglesia y de la sociedad, y colaboramos en la identificación y solución de los problemas que más cuestionan a las sociedades en donde trabajamos, a saber: la defensa de la vida, los derechos humanos, la situación de los inmigrantes, la dignidad de la mujer, la tutela de los menores, la justicia y la paz, un orden económico equitativo, la conservación de la naturaleza, etcétera.

Arriba